King-Zone DragonX se lleva la LCK gracias a la exhibición de Pray con Kai'Sa

King-Zone DragonX se lleva la LCK gracias a la exhibición de Pray con Kai'Sa

Publicidad

Una de las citas clave si se siguen las competiciones de League of Legends son las finales de la LCK. La meca de los deportes electrónicos es el lugar donde más talento se acumula, arrojando por tanto, el mejor LoL posible. Una final inédita entre Afreeca Freecs y King-Zone es lo que se pudo disfrutar en Busan como colofón a una temporada primaveral con muchas sorpresas.

Y es que es la primera final desde verano de 2016 en la cual no están presentes los SKT de Lee "Faker" Sang-Hyeok. La presencia en el mejor de cinco por el título de King-Zone, los antiguos Longhzu Gaming estaba garantizada después de su enorme temporada regular, pero la sorpresa ha sido Afreeca, no por su victoria incontestable frente a KT Rolster en semifinales, si no por la temporada en conjunto.

Afreeca pegó primero

Las previsiones seguían otorgando un favoritismo inusitado al rival de Afreeca. El juego de King-Zone durante esta temporada les valía para tener ese papel, pero su primera partida fue todo lo contrario a lo visto estos meses. Han "Peanut" Wang-ho fue una comparsa con su Skarner, dejando vía libre a Afreeca para "snowballear" una partida en la que apenas se salva la Kai'Sa de Pray en los minutos finales del mapa. Los Freecs apenas necesitaron jugar "por el libro" logrando presión en las calles y llevándose las dos mejoras neutrales para sellar la victoria.

Si que apareció el KZ que llevamos viendo toda la temporada. Con una proactividad inusitada por todo el mapa y, esta vez sí, con un Peanut mucho más acertado con Sejuani. Todas las escaramuzas pillaban con el pie cambiado a un Afreeca que con una composición de cuatro tanques no se podían permitir ir tan por debajo cuando llegaran las peleas grupales. La prueba es que a punto estuvieron de darle la vuelta en la lucha definitiva, pero faltó un extra de daño o sobró un extra de genialidad por parte de Pray.

El tercer mapa no se decantó tan rápido por uno de los dos equipos. Con la toma de contacto realizada, ambos quintetos comenzaron a intercambiar objetivos, esperando que las peleas grupales les sonrieran. Hubo tiempo para ver grandes jugadas como el "diveo" en la primera torre central de los Freecs con Pray y Bdd como protagonistas o una pelea en Nashor que prácticamente anuló la ventaja conseguida con la mejora por parte de Afreeca. Ahí logró KZ hacerse con el tempo de la partida, necesitando de la pelea siguiente para encarar el 2-1.

No pareció que Afreeca Freecs hubiese leído lo que el 99.9% de la comunidad pensaba. Por cuarta partida consecutiva, Pray se hacía con Kai'Sa en el draft, un campeón decisivo en las últimas peleas de las victorias de King-Zone. Durante los primeros minutos todo se centró en el duelo del carril superior entre el Jayce de Khan y la Camille de Kiin, pero ambos equipos sabían que sus bazas para ganar estaban en las las otras dos calles.

Pray fue el héroe de la final con Kai'Sa

Camille, muy por debajo en farm respecto a Jayce, no era importante a la hora de realizar empujes divididos, resultando en un sangrado de presión en contra de Afreeca. King-Zone se limitaba a rotar a mayor velocidad que los rivales, con una Kai'Sa que de dos básicos y una Q era capaz de poner en un aprieto a cualquiera de los campeones que tenía en frente.

Con esta victoria, confirman un cambio de ciclo en la LCK. Se trata del segundo título consecutivo de este roster, algo que hasta la fecha sólo había conseguido SKT. Por si esto fuera poco, se trata de la venganza perfecta de Peanut, que tras haber salido del equipo más laureado de la historia del League of Legends, logra un título de la LCK en apenas meses.

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio

Ver más artículos

Inicio